En el corazón del Parque Hipólito Yrigoyen y enmarcado por la hermosa Plaza Francia se encuentra el Parque de los Niños.
Es uno de los sitios públicos para los pequeños más lindo del país, según coinciden en señalar los turistas que visitan el sur provincial. La majestuosa obra alcanza dimensiones, colores, luces y diversidad de juegos a un nivel insuperable en el oeste argentino.
Las torres del portón simulan el ingreso de un inmenso palacio salido del algún cuento. Posee un pequeño anfiteatro o teatrino donde suelen verse obras de títeres, una pista vial para niños y la aplicación de la más moderna variedad de técnicas lúdicas, dan vida a un espacio de diversión asegurada para los niños que puedan darse cita en el lugar.
Cuenta con más de 60 juegos, desde los tradicionales columpios, con piso de goma para evitar accidentes, hamacas, pasamanos con formas de animales como elefantes, cocodrilos o caracoles; y un circuito para juegos de «aventura», como trepadoras, palestras, puentes y cubos.
Sube y bajas, toboganes y hasta rondas para sillas de ruedas (diseñadas para chicos con capacidades motrices diferentes), se mezclan con juegos didácticos gigantes, como son los paneles TATETI. Al mismo tiempo, el espacio denominado «La Aldea» permite jugar entre casitas, castillos y torres de madera, lo que lo convierte en el lugar preferido de los más pequeños.